Sueño o pesadilla

Cuando se lee una noticia  en la que se afirma que más de un millón y medio de familias vive con dos dólares diarios por persona casi seguro que, inmediatamente, se pensará en un país asiático o quizás africano, y muy pocas personas serán las que piensen que se está hablando de algo que ocurre en un país occidental.

Sin embargo esta información se refiere a familias norteamericanas que viven en el país más poderoso de la tierra.

Han sido dos sociólogos estadounidenses, Edin y Shaefer, quienes en su libro 2 dólares por día han dado a conocer esta realidad que, “casualmente”, ha sido una de las 25 noticias más censuradas por los medios de comunicación norteamericanos.

En el país, llamado, de la libertad hay informaciones que se silencian de manera sistemática lo que llevó, (entre 1972 y 1975, coincidiendo con el asunto Watergate que obligó a la dimisión del entonces presidente Nixon), a que desde la Universidad de Sonoma, en California, se pusiese en marcha el Proyecto Censurado en el que hoy participan 221 estudiantes y 33 profesores de 18 universidades que revisan las noticias más censuradas en Estados Unidos.

Entre ellas, a lo largo del curso 2015/2016 y al lado de las que hablan de la presencia militar norteamericana en el 70% de los países de la tierra o a lo que significan, como mano de obra barata, los refugiados para occidente, o el desastre, sin final, que significa Fukushima o la verdadera razón de la guerra de Siria que tiene mucho más que ver con el llevar gas a Europa que con motivaciones religiosas, aparece la verdad de las condiciones económicas de ese millón y medio de familias, (hay que suponer que cada familia está compuesta por varios miembros con lo que el número de personas aumenta de manera considerable) que ponen en cuestión el llamado sueño americano.

No es esta la única noticia que insiste en las dramáticas condiciones de vida que sufren millones de personas sin hogar en los EE.UU. lo que hace pensar que el sueño americano se está convirtiendo, cada vez para más hombres y mujeres, en una auténtica pesadilla.

El refranero español tan prolijo, y tan acertado, dice aquello de “cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar” el gran paradigma del capitalismo no parece que esté pasando por sus mejores momentos y si a ello añadimos, además de las desigualdades económicas, las desigualdades raciales, que se mantienen desde la fundación como país, el coste de la sanidad y el de la educación, y tantas otras realidades “made in USA” hace pensar que el modelo elegido por tantos otros países no es el más apropiado.

Y ahí, en medio de un silencio atronador, siguiendo ese camino que lleva a la humanidad directamente al desastre, gobernantes de, prácticamente, todos los países se pliegan a las directrices de los dueños del dinero.

Sin embargo la respuesta, además de necesaria, es posible y el mirar para otro lado no puede durar mucho más tiempo, son pocos frente a muchos, ¿a qué esperamos entonces?

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzhomeless

 

Deja un comentario