Honor a Gerda Taro

Aunque Gerda Taro murió, en un hospital de campaña establecido en El escorial, al que había llegado herida desde Brunete, en la madrugada del 26 de julio de 1937, su cuerpo no fue enterrado hasta el día 1 de agosto en el cementerio Pére Lachaise en París.

Gerda Taro, que dejó un importante legado fotográfico, en el que se unen la calidad de las imágenes y el compromiso ético, había nacido en Alemania de dónde tuvo que huir en 1933, tras el triunfo de Hitler, instalándose en París. De ascendencia judía toda su familia sería asesinada por los nazis.

En España fueron María Teresa León y Rafael Alberti quienes se hicieron cargo del cadáver de Gerda hasta su traslado a París donde otros intelectuales de la talla de Louis Aragón, José Bergamín y Pablo Neruda.

El 1 de agosto, en el que fue enterrada, habría cumplido 27 años, hoy, 80 años después, continúa viva en la memoria de muchos de nosotros.

Deja un comentario