1º DE MAYO

Hace seis años escribí este artículo que hoy suscribo nuevamente.

A lo largo del día de hoy y prácticamente en los países de todo el mundo se sucederán manifestaciones en las que hombres y mujeres gritaremos consignas que en algunos casos hablarán de no perder lo conseguido, en otros de acercarse a lo soñado, en otros de libertad y en todos ellos, sin ninguna duda, de justicia social.
Seremos millones de personas caminando por las calles de las ciudades enarbolando pancartas y banderas mientras en salones y despachos los dueños del mundo esperarán los informes de sus lacayos, (policías y medios de comunicación afines), que les hablarán de incidencias y número de manifestantes.
Es muy posible que en la inmensa mayoría de los casos, quienes nos manifestamos y quienes nos miran con desconfianza, no conozcan o no recuerden el motivo por el que precisamente hoy 1º de mayo estamos en la calle, por eso no está de más recordar tal día como hoy pero del año 1866 en el que los trabajadores de Chicago convocaron huelgas y movilizaciones reivindicando la jornada laboral de ocho horas.
El conflicto duró varios días y fue dejando un reguero de provocaciones por parte de la patronal y de la policía cuya brutal represión acabó con un incontable número de muertos, de encarcelados y de despedidos.
Tras el estallido de una bomba, en una concentración de trabajadores, fueron detenidos los principales dirigentes del movimiento obrero de Chicago y tras un juicio que pasó a la historia como un ejemplo de manipulación y mentira, y que dejó claro de qué lado estaban los jueces, tres trabajadores fueron condenados a cadena perpetua y cinco a morir en la horca.
Cuando subían al cadalso uno de ellos gritó “la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir a hora”
En homenaje a los mártires de Chicago hoy, y siempre, por encima de las calumnias y de la miseria moral en la que los dueños del sistema pretenden encerrarnos, en cualquier lugar del mundo, nuestra voz deberá de seguir escuchándose mientras reivindicamos la libertad, la solidaridad y la justicia.

 

Deja un comentario