El Cóndor de Cimadevilla, la película de Pablo Chabrol

En los años 70 del siglo pasado, el barrio de Cimadevilla, en Gijón, se convirtió en un lugar de encuentro para cientos de personas ávidas de libertad, de diversión y de cultura. Todo eso se encontraba en los distintos establecimientos en los que, mayoritariamente, cantantes sudamericanos, pero  también asturianos, ofrecían, auténticos, recitales en los que parecía que en España existían unas zonas de libertad que, lamentablemente, desaparecían con las últimas horas de la madrugada.

“El Cóndor” era uno de aquellos lugares mágicos en los que la guitarra, y los versos, de Pablo Chabrol, cordobés de Argentina, acompañaban los sueños de libertad y de justicia, que perseguían los demócratas asturianos que, en la mayoría de los casos, no sabían que detrás de aquella voz, capaz de emocionar a los que la escuchaban, se encontraba la dureza de la pérdida, del sufrimiento y del exilio.

Con la película documental El Cóndor, se pretende dar un pequeño homenaje no sólo a Pablo Chabrol, si no también, a quienes, pese a darnos a conocer, a través de su música y sus canciones, una cultura maravillosa, eran llamados “sudacas” de manera despectiva por muchas personas incapaces de ver la riqueza de lo diferente.

Pese a la especulación inmobiliaria y la actuación urbanística que se llevaron por delante muchas de las características, insustituibles, de Cimadevilla, entre ellas El Cóndor, el día 21 de agosto, martes, a las 7,30 de la tarde en el CCAI (antiguo Instituto Jovellanos), aquel lugar extraordinario, volverá a Gijón, a Asturias, con esta película, y con la música y la palabra de Pablo Chabrol. Ahí os esperamos.

 

Deja un comentario